top of page

Lanzan una nueva advertencia sobre este tipo de "carne"





"Muchas personas prefieren morir por no cuidarse. Y la mayoría lo está logrando hoy"


Que tal lectores, esta vez el tema es acerca de lo último que han investigado sobre los productos procesados que parecen y tienen el sabor a carne. Éstos son los productos ultraprocesados ​​de origen vegetal, incluyendo la "carne" para hamburguesa y los "nuggets", que incrementan el riesgo de enfermedad cardiovascular. Yo mismo los he probado y créanme saben a carne pero una vez que te das cuenta de los ingredientes, la mayoría suele ser procesados genéticamente, con químicos, azúcares, almidones, etc. O sea, de todo menos lo que la madre naturaleza nos ofrece para nutrirnos. Creo que en éstos tiempos en que muchas personas decidieron por ser veganos o vegetarianos por razones de creencias personales, las compañías de productos han comenzado a diseñar muchos productos ultraprocesados por el que esta gente estoy seguro, no están recibiendo los nutrientes necesarios como lo hacen los carnívoros, ketos o mediterráneos que tienen una variedad mas amplia de alimentos.

  • Comer alimentos ultraprocesados ​​de origen vegetal se relacionó con un riesgo 5 % mayor de enfermedad cardiovascular y 12 % mayor de mortalidad por enfermedad cardiovascular

  • Las personas que llevan un estilo de vida vegano y vegetariano suelen consumir más alimentos ultraprocesados ​​que las personas que llevan una alimentación carnívora, sobre todo productos como "sustitutos de lácteos y carne.

  • Los riesgos de estos alimentos artificiales no solo se derivan de sus ingredientes procesados ​​sino también de los aditivos y contaminantes que se forman durante su procesamiento

  • Los alimentos ultraprocesados ​​de origen vegetal suelen contener grandes cantidades de aceites de semillas altos en ácido linoleico, que es un ácido graso omega-6 muy dañino e inflamatorio.


La carne para hamburguesa, las salchichas y los ‘nuggets’ de origen vegetal (sin carne real) se promocionan como alimentos saludables y amigables con el medio ambiente, pero una investigación que se publicó en la revista The Lancet Regional Health Europe demuestra que éstos y otros alimentos ultraprocesados de origen vegetal incrementan el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Los hallazgos ponen en duda la afirmación de que éstos alimentos sin carne son buenos para la salud e incluso sugieren todo lo contrario, que los alimentos ultraprocesados ​​representan una amenaza grave para la salud, sean de origen vegetal o no.


Los alimentos ultraprocesados de origen vegetal incrementan el riesgo de enfermedades cardiovasculares

El estudio, en el que participaron investigadores de la Universidad de São Paulo y del Imperial College de Londres, analizó las respuestas que dieron 126 842 personas cuando se les preguntó sobre su alimentación. Los grupos de alimentos se dividieron en alimentos de origen vegetal o animal, y luego se dividieron en un grupo sin alimentos ultraprocesados y otro con alimentos ultraprocesados como un porcentaje del consumo total de energía.

Después, se agregaron los registros hospitalarios y de mortalidad a los datos para recopilar información sobre las enfermedades cardiovasculares. Según los hallazgos, comer alimentos naturales de origen vegetal (no ultraprocesados), como frutas y vegetales, fue beneficioso. Cada incremento del 10 % en el consumo de alimentos naturales de origen vegetal ​​se relacionó con un riesgo 7 % menor de enfermedades cardiovasculares y un riesgo 13 % menor de mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Por otro lado, consumir alimentos ultraprocesados ​​de origen vegetal se relacionó con un riesgo 5 % mayor de enfermedades cardiovasculares y un riesgo 12 % mayor de mortalidad por enfermedades cardiovasculares (ECV). "Además, descubrimos que sustituir los alimentos ultraprocesados de origen vegetal con alimentos naturales de origen vegetal (no ultraprocesados) se relacionó con un riesgo 7 % y 15 % menor de incidencia de ECV y mortalidad a causa de ECV, respectivamente", dijeron los investigadores.

"Comer productos de origen vegetal puede ser beneficioso o representar un riesgo; todo depende del nivel de procesamiento de estos alimentos", dijo Renata Levy, autora del estudio por parte de la Universidad de Sao Paulo.

Por su parte, Eszter Vamos, autor del estudio por parte del Imperial College de Londres, añadió lo siguiente:

"Aunque los alimentos ultraprocesados ​suelen promocionarse como alimentos saludables, este estudio demuestra que los alimentos ultraprocesados ​​de origen vegetal son todo menos saludables".

Los alimentos ultraprocesados de origen vegetal también influyen en los factores de riesgo cardiovascular

Las personas que llevan un estilo de vida vegano y vegetariano suelen consumir más alimentos ultraprocesados ​​que las personas que llevan una alimentación carnívora, sobre todo productos como "sustitutos de lácteos y carne". Algunos ejemplos de alimentos ultraprocesados de origen animal incluyen:

  • Hamburguesas vegetarianas

  • Queso vegano y otros productos lácteos de origen vegetal

  • Embutidos de origen vegetal

  • Papas fritas de vegetales

  • Leches de origen vegetal

Los riesgos de estos alimentos artificiales no solo se derivan de sus ingredientes procesados ​​sino también de los aditivos y contaminantes que se forman durante su procesamiento. Según el estudio:

“A pesar de ser de origen vegetal, llevar una alimentación a base de alimentos ultraprocesados puede dañar la salud debido a la composición y los métodos de procesamiento de estos productos. Los alimentos ultraprocesados contienen grasas dañinas, sodio y azúcares añadidos que pueden causar dislipidemia, aterosclerosis, hipertensión, resistencia a la insulina, obesidad y trastornos metabólicos, que son factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. Los resultados de nuestros análisis de sensibilidad, que se ajustaron aún más para estos nutrientes, se consideraron significativos, lo que sugiere que es posible que otros factores no nutricionales contribuyan con estas asociaciones, lo que coincide con los hallazgos de estudios previos.
Ciertos aditivos alimentarios que se encuentran en los alimentos ultraprocesados, como el glutamato monosódico y los endulzantes artificiales, así como los contaminantes que se forman durante el procesamiento industrial, que incluyen la acroleína, incrementan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, lo que podría relacionarse con el hecho de que causan estrés oxidativo, inflamación, disfunción endotelial, desregulación metabólica, resistencia a la insulina y alteraciones en la composición del microbioma intestinal.
Los alimentos ultraprocesados de origen vegetal no tienen una matriz alimentaria intacta y eso podría reducir los niveles de compuestos bioactivos (como polifenoles y fitoesteroles), que ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, los componentes de las plantas, como la fibra, podrían tener un impacto positivo en la composición y función del microbioma del intestino grueso, así como ayudar a combatir los metabolitos bacterianos que podrían causar enfermedades cardiovasculares”.

Las "carnes" de origen vegetal contienen una gran cantidad de aceites de semillas

No es una sorpresa que los alimentos ultraprocesados ​​de origen vegetal se relacionen con riesgos cardíacos y otros problemas de salud, ya que suelen contener una gran cantidad de aceites de semillas, que también se conocen como aceites vegetales, como el aceite de maíz, el aceite de soya, el aceite de girasol y el aceite de canola. Los aceites de semillas contienen mucho ácido linoleico, que es un tipo de ácido graso omega-6. A nivel molecular, consumir mucho de este ácido graso daña el metabolismo e impide que el cuerpo genere energía en las mitocondrias, lo que incrementa el riesgo de una serie de enfermedades crónicas.

Otro problema importante con las grasas poliinsaturadas, como el ácido linoleico, es su inestabilidad química, que las hace muy susceptibles al daño que causan las especies de oxígeno que se crean durante la producción de energía en las células.

Este daño hace que formen productos finales de lipoxidación avanzada y radicales libres que dañan las membranas celulares, las proteínas, las mitocondrias y el ADN. El ácido linoleico también se descompone en metabolitos dañinos, como los metabolitos de ácido linoleico oxidado, que deterioran bastante la salud. Luego, estos productos finales de lipoxidación avanzada y metabolitos de ácido linoleico oxidado causan disfunción mitocondrial, que es una de las características distintivas de la mayoría de las enfermedades crónicas.

La vida media del ácido linoleico es de unos 600 a 680 días, o alrededor de dos años. Esto significa que le tomaría unos seis años para eliminar el 95 % del AL de su cuerpo. Esta es la razón principal por la que debería mantener su consumo de este ácido graso lo más bajo posible. Entonces, no se deje engañar por la narrativa de que los alimentos artificiales, como la carne y las hamburguesas de laboratorio, son una alternativa saludable. Por más que se esfuercen en hacerle creer que son saludables, éstos productos están muy procesados y se clasifican como ultraprocesados.

Los alimentos ultraprocesados ​​están detrás del problema de enfermedades crónicas que enfrenta el mundo

Según una investigación que se publicó en la revista Obesity Reviews:

"Los alimentos ultraprocesados ​​son uno de los productos más populares en el mundo moderno, y su creciente popularidad va de la mano con las tasas elevadas de sobrepeso, obesidad y otras enfermedades no transmisibles (ENT) que se relacionan con la nutrición, como la diabetes, la hipertensión, otros aspectos de las enfermedades coronarias y 13 de los 15 principales tipos de cáncer".
En la actualidad, todos los países de ingresos altos y muchos países de ingresos bajos y medianos se encuentran en una etapa de transición en la que las enfermedades no transmisibles que se relacionan con la nutrición, como la obesidad, la diabetes tipo 2 y la hipertensión, dominan la morbilidad y la mortalidad de los adultos, y son muy elevadas o crecen demasiado rápido con respecto a su prevalencia. Además, todos los países de bajos y medianos ingresos experimentan un rápido crecimiento en el consumo de alimentos y bebidas ultraprocesadas”.

De hecho, el 61 % de la alimentación de las personas que viven en Estados Unidos se compone de alimentos y bebidas procesadas, mientras que en Canadá y el Reino Unido la cantidad es muy similar, con un 62 % y 63 % respectivamente.12 “Los alimentos ultraprocesados suelen ser baratos, ricos en energía y contener muchas calorías y pocos nutrientes”, afirma un estudio que se publicó en la revista Frontiers in Nutrition.

En la última década, los alimentos sin procesar se volvieron mucho más caros que los alimentos ultraprocesados, lo que llevó a los investigadores a sugerir que "el bajo coste energético podría ser un mecanismo que relaciona los alimentos ultraprocesados con sus efectos negativos en la salud". Su análisis encontró que los principales alimentos ultraprocesados son: granos (91 %), grasas y dulces (73 %), productos lácteos (71 %) y frijoles, frutos secos y semillas (70 %).

A modo de comparación, “solo el 36 % de la carne, las aves de corral y el pescado, el 26 % de los vegetales y el 20 % de la fruta” se clasificaron como alimentos ultraprocesados.

Estudio relaciona los alimentos ultraprocesados ​​con una serie de efectos dañinos

Aquí otra razón por la que no debería consumir alimentos ultraprocesados, una revisión sistemática de metaanálisis existentes encontró una relación directa entre la exposición a alimentos ultraprocesados ​​y 32 parámetros de salud, que van desde la mortalidad y el cáncer hasta problemas mentales, respiratorios, cardiovasculares, gastrointestinales y metabólicos.

La evidencia sólida demostró que comer más alimentos ultraprocesados se relacionó con un mayor riesgo de muerte por enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, ansiedad y trastornos mentales. También se encontró evidencia sólida de que estos alimentos incrementan el riesgo de mortalidad por cualquier causa y enfermedades cardíacas, así como de diabetes tipo 2, depresión, problemas de sueño, sibilancias y obesidad.

Los investigadores dijeron que los alimentos ultraprocesados crean la “tormenta perfecta” para dañar la salud humana:

Los investigadores mencionan varias formas en que los alimentos ultraprocesados dañan la salud humana:

El procesamiento intensivo causa alteraciones en la matriz alimentaria, que se conocen como reconstituciones alimentarias, las cuales pueden afectar la digestión, la absorción de nutrientes y la sensación de saciedad.

Los aditivos, como endulzantes artificiales, emulsionantes, colorantes y nitratos/nitritos, también producen efectos negativos.

Los aditivos podrían deteriorar el microbioma intestinal y causar inflamación.

La exposición a todos los aditivos que contienen estos alimentos "podrían producir una acumulación de efectos negativos".

El procesamiento industrial intensivo produce sustancias dañinas (entre ellas acroleína, acrilamida, productos finales de glicación avanzada, furanos, aminas heterocíclicas, ácidos grasos trans industriales e hidrocarburos aromáticos policíclicos) que se relacionan con enfermedades inflamatorias crónicas.

Contaminantes dañinos, como bisfenoles, microplásticos y ftalatos, que suelen encontrarse en los materiales del empaque y filtrarse a los alimentos

Los alimentos enteros y sin procesar son el mejor aliado para su salud

Si la idea de eliminar los alimentos ultraprocesados ​​le resulta abrumadora, véalo de esta manera: no se trata de restringir, sino de sustituir. Cuando elimina estos alimentos poco saludables, deja espacio en su alimentación para incluir alimentos enteros que proporcionan los nutrientes esenciales que su cuerpo necesita para mantenerse en óptimas condiciones. De este modo, reforzará su salud con cada bocado.

No se deje engañar por la mercadotecnia de los alimentos ultraprocesados, no crea que son saludables solo porque utilizan ingredientes de origen vegetal o porque no contienen carne ni ningún otro producto animal. La verdad es que los alimentos ultraprocesados ​​representan una grave amenaza para la salud, contengan o no ingredientes de origen vegetal, sobretodo porque una vez que se comiencen a consumir éstos están diseñados para crear adicción en el cerebro y será difícil de evitarlos después.

Antes de comprar cualquier otro alimento ultraprocesado ​​de origen vegetal, considere su impacto en su salud y mejor elija alimentos enteros que contengan los nutrientes que su cuerpo necesita para mantenerse saludable. Recuerde que, para funcionar correctamente, su cuerpo necesita fuentes naturales con alto contenido de nutrientes.


Tomar decisiones conscientes al momento de comprar sus alimentos les ayudará a tener una vida larga y saludable. Créanme, una dieta vegetariana o vegana JAMÁS reemplazará la dieta donde se considera la carnes, el huevo y lácteos (claro de buena calidad). Como humanos somos muy complejos y solo a través de la madre naturaleza en todos sus aspectos, lograremos una mejor salud.

43 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page